CARACTERISTICAS SOCIO-ECONOMICAS DEL LAGO TITICACA Y SU CUENCA

2. USOS DE LAS AGUAS DEL LAGO
2.1 Pesca
2.2 Acuicultura
2.3 Pesca deportiva
2.4 Baño
2.5 Riego

CARACTERISTICAS SOCIO-ECONOMICAS DEL LAGO TITICACA Y SU CUENCA

2. USOS DE LAS AGUAS DEL LAGO

El Lago Titicaca es empleado para diversos usos: abastecimiento de agua potable, riego, pesca, navegación, turismo, y otros tipos de actividades de recreo (pesca deportiva). La extracción de agua para uso doméstico ronda el medio metro cúbico por segundo, y la mitad de esa cantidad para el caudal de riego, sumando entre ambos aproximadamente el 50% del consumo de agua extraída.

2.1 Pesca

Para este análisis de la pesca en el Lago Titicaca se ha recurrido, principalmente, a los datos elaborados por PALACIOS y NORIEGA (1994).

La actividad pesquera en el área circunlacustre es muy importante, siendo el primer destino del producto pesquero el autoconsumo. Las especies de más valor y el excedente que no es consumido en la comunidad son destinadas al comercio, ya sea de modo directo o, más habitualmente, por intermediarios que llevan el pescado a los núcleos de población mayores. El carácter artesanal de la actividad no ha permitido un mayor desarrollo de la pesca.

Las principales especies de pesca son el karachi, entre las especies nativas, y el pejerrey, entre las introducidas. Otra de las especies nativas con capturas importantes es el ispi, mientras que el mauri y la boga están decreciendo de modo continuo. La trucha arcoiris, otra especie introducida, y que llegó a tener una considerable importancia en la década de los ochenta, hoy en día supone menos del 0,1% de la extracción total del lago, siendo su producción actual obtenida mediante jaulas y piscigranjas. La especie de mayor valor comercial es el pejerrey.

Durante el período 1982-1992, tanto para la pesca extractiva como para la cría intensiva en jaulas flotantes (siempre atendiendo a la prudencia necesaria acerca de la fiabilidad de los datos), se observa como las especies nativas, boga, mauri y suche, han disminuido en las capturas en un 91, 69 y 77%, respectivamente, mientras que la captura del karachi se incrementó en un 64%. Entre las especies introducidas, el pejerrey triplicó casi su producción, con un 275% de incremento en sus capturas. La trucha disminuyó en un 84% aproximadamente en extracciones por pesca, constatándose un incremento progresivo, aunque con altibajos, en la producción intensiva.

La pesca lacustre del lago se realiza mediante redes y anzuelo, encontrándose en un estado incipiente: sólo se aprovecha el 1,9 % del potencial de producción.

Técnicas sobre la base de la emisión de ondas electromagnéticas y acústicas se desarrollaron para la evaluación de la abundancia absoluta de los peces en años recientes, mediante el empleo de ecosondas. En 1979 se estimaron 83.967 t de ictiomasa para el área evaluada del lago Mayor; considerando esta densidad, la extrapolación para el todo el lago elevaría la estimación hasta 124.000 t.

Las actuales evaluaciones con este sistema (PELT, 2000), muestran un descenso de la biomasa casi a la mitad de la estimada en 1979, alrededor de las 70.000 t, de las que unas 19.500 t (27,9%) corresponden al pejerrey, 49.600 t (71%) corresponden al ispi, 128 t (0.2%) a los carachi y unas 674 t (1%) a la trucha.

Por otro lado, como resultado de las evaluaciones hidroacústicas, se puede observar una permanente disminución de las especies endémicas pertenecientes al género Orestias.

Estas evaluaciones son para la zona pelágica. Se estima que en la parte ribereña existen otras 40.000 toneladas. De este monto total, Bolivia debería tratar de obtener entre el 35-40%, el resto sería obtenido por Perú.

La comercialización, desde unas instalaciones precarias, no reúne las mínimas condiciones higiénicas. El transporte a los centros de consumo se realiza en cajas o bultos que deterioran la presentación y conservación adecuada, esto supone unas pérdidas de hasta un 70% del producto y en el punto de venta, los mercados populares (q’atos o Katos). El pescado carece de calidad y control sanitario y se distribuye fresco y seco salado. Del primero se comercializa en el mercado interno más del 80% del total de extracción, en zonas fronterizas el 2% y en el mercado extra regional parecido porcentaje.

La comercialización del pescado seco perteneciente a las especies: pejerrey, karachi e ispi, se dirige a las zonas altas y la selva del Departamento de Puno.

Por otra parte, un problema que afecta a los recursos piscícolas, es la pesca realizada en áreas acuícolas de desove, el empleo de explosivos y la contaminación del agua por los ríos que desembocan en el lago. En la Universidad Mayor de San Andrés se ha estado experimentando la utilización de la totora como planta descontaminante de los residuos minerales que llegan al lago.

2.2 Acuicultura

La acuicultura se dirige principalmente a la producción de trucha, sin embargo, hasta ahora, la infraestructura y la tecnología son insuficientes para el desarrollo del sector, que se orienta hacia el engorde, con escasas y poco eficientes instalaciones de producción de ovas y alevines de trucha.

Sin embargo, la acuicultura en el cuerpo del lago, con el empleo de jaulas flotantes, es una actividad que puede constituirse en una fuente importante de ingresos para un sector de la población. De aumentar ella a niveles considerables, deberá ser regulada en sus aspectos sanitarios para evitar problemas de contaminación de aguas o de propagación de plagas entre las poblaciones piscícolas. Sin embargo, el problema más importante a superar es el de la falta de un mercado adecuado a los costos de producción que demanda la crianza de esta especie.

Cultivo intensivo

El cultivo intensivo de truchas se realiza en jaulas flotantes, los principales centros de producción se encuentran ubicados en los distritos de Chucuito (Puno) y Arapa (Azángaro).

En el Departamento de Puno, se han otorgado 79 concesiones pesqueras para el cultivo intensivo de truchas, 73% de ellas en el lago Titicaca. La producción anual promedio es de 205 t.

En sistema de producción es aún artesanal debido a limitaciones de carácter económico por lo que este producto se destina a satisfacer la demanda interna y ocasionalmente se destina a Bolivia u otros mercados del extranjero.

La producción de alevines está a cargo principalmente de cuatro criaderos (UNA, MIPE, PETT, PELT). Sólo se obtiene una campaña anual siendo aún incipiente la importación de ovas del hemisferio norte.

Cultivo extensivo

La mayoría de los recursos hídricos de la cuenca del Titicaca, son aptos para la acuicultura (el departamento de Puno cuenta con aproximadamente 230 lagunas). Algunos de estos cuerpos de agua son explotados artesanal o informalmente con perjuicio de la fauna íctica nativa.

En la actualidad, la acuicultura extensiva es llevada a cabo por empresarios pesqueros o comunidades campesinas quienes tienen acceso a un alimento de alto contenido proteico. Instituciones como el MIPE, o el PELT, cumplen con la labor social de sembrar truchas en lagunas de la región como: Lagunillas o Umayo con la finalidad de apoyar al sostenimiento de las comunidades vecinas.

Por otra parte, para el mantenimiento de la biodiversidad íctica nativa, el PELT cuenta con un programa de producción y repoblamiento de especies nativas o en peligro de extinción. Ésta actividad se ejecuta en las lagunas de la región.

2.3 Pesca deportiva

La pesca deportiva es una actividad que viene tomando impulso. Truchas y pejerreyes se pueden pescar libremente en el Lago, ríos y lagunas. Además, existen empresas que brindan el servicio de pesca deportiva a los interesados.

2.4 Baño

Debido a las bajas temperaturas, puede considerarse que las aguas del Lago no se utilizan para baño.

2.5 Riego

Los Estudios del Plan Director Binacional identificaron los siguientes proyectos de riego en la cuenca del Lago:

  28 en el sector peruano, que suman 202.867 ha

  6 en el sector boliviano, que suman 19.370 ha

La mayoría de los sistemas de riego tienen como fuente agua de río, y sólo uno (Taraco) toma agua del Lago.